Assilah

Vistas desde el mirador de Krikiya - Assilah

Hace unos días estaba viendo Homeland (¡serie que aprovecho para recomendar!) y cuando menos me lo esperaba, me encontré con esto:

Assilah en Homeland
Assilah en Homeland

No sé dónde se supone que estaban en la serie en ese momento, creo que pretendían imitar las islas griegas, pero indudablemente estaban en Assilah, y me hizo ilusión.

Assilah es una ciudad de la costa atlántica de Marruecos, a unos 40 km al sur de  Tánger y otros 40 y poco al norte de Larache; para mí especial porque fue allí donde pasé la primera semana de tres meses en Marruecos que se convirtieron en tres años, y muchos otros ratos de paseos, piscina, comidas, cenas, y alguna que otra compra. Para las visitas que tuve, una parada obligada.

Assilah es pequeña, tiene sobre unos 3.000 habitantes permanentemente, pero su medina es bastante pintoresca y está considerablemente mejor conservada que la media. Cierto es que también hay bastantes turistas, pero por el momento, por suerte, aún no está tan saturada como otros lugares, por lo que todavía conserva parte de su autenticidad.

A Assilah se puede llegar:

  • En coche, por la carretera N1 o autopista A1 (la autopista es bastante más rápida).
  • En taxi. Si uno llega en taxi vendrá del aeropuerto de Tánger, lo que debería costar alrededor de 250 dhs. Junto a la puerta de la terminal que está en la zona de llegadas hay un cartel con los precios establecidos para los taxis, así que recomendamos comprobarlo y asegurarse con el taxista de que va a ser ése para que luego no haya sorpresas.
  • En tren. Se puede llegar desde las principales ciudades. Los trenes no son rápidos (¡por ahora!) pero por lo que vimos funcionan bien.
  • En bus. Desconocemos cómo funcionan, así que no  podemos opinar….

Para nuestro recorrido por Assilah, llegamos en coche, que recomendamos aparcar en el punto verde de nuestro mapa, donde hay un aparcamiento de pago para coches y caravanas (de 5 a 10 dhs). No es el más cercano a la medina, pero desde él se puede acceder a la playa que hay al norte de la ciudad. Nosotras preferimos las playas que están al sur, pero caminar un poco por ésta tampoco está nada mal. Además, si os coincide por la hora, los atardeceres en Marruecos con puestas de sol sobre el Atlántico son impresionantes. ¡Y lo decimos nosotras, que llevamos viendo atardeceres en el Atlántico toda la vida!

Mujer en la playa de Assilah
Mujer en la playa de Assilah

Desde el aparcamiento a la entrada de la medina se va por un paseo que deja el puerto a un lado y restaurantes al otro; hace un tiempo había chiringuitos del lado del puerto, pero ahora ya no queda ninguno. El paseo termina en una rotonda, desde donde ya se puede ver la puerta por la que vamos a entrar a la medina, la Bab Kasba (Bab es puerta en árabe).

Antes de entrar, si hace buen día, se puede subir hasta el dique del puerto y avanzar por él, porque hay muy buenas vistas sobre la muralla, que fue construida por los portugueses en el siglo XV. Esta muralla recuerda a otras como la de El Jadida o Esssaouira, donde también estuvieron los portugueses.

Murallas y medina vistas desde el dique - Assilah
Murallas y medina vistas desde el dique – Assilah

La entrada a la medina la hacemos por una calle junto a la que está una de las varias mezquitas de la ciudad, y el centro Hassan II de Reencuentros Internacionales, y que llega hasta la plaza Sidi Abdellah Guennoun. En esta plaza, además de alguna terraza, las mujeres haciendo tatuajes de henna y algún que otro pintor vendiendo su obra, llama la atención una torre, llamada”torre de Menagem”, de la época de los portugueses, y que es una de las construcciones representativas de esta ciudad. También se encuentra otra de las puertas de la muralla, que lleva hacia la zona del dique (donde hay otro aparcamiento).

Entrada a la medina de Assilah
Entrada a la medina de Assilah
Plaza Sidi Abdellah Guennoun - Assilah
Plaza Sidi Abdellah Guennoun – Assilah

Seguimos el recorrido bordeando la muralla que queda hacia el lado del mar, dejando atrás un colegio con las paredes llenas de pinturas murales, y las casas que dan hacia la muralla y el mar. Al principio se puede ver el mar desde la zona amurallada, hasta que los muros se vuelven más altos y la calle queda encajonada entre éstos y las casas.

Colegio en la medina - Assilah
Colegio en la medina – Assilah
Medina de Assilah
Medina de Assilah

Llega un momento en el que la calle se termina, y sólo se puede ir a la izquierda o entrar en un recinto que tiene unas escaleras que suben, a la derecha, hacia el mirador de Krikiya (Caraquia en castellano). Éste es sin duda mi lugar preferido de Assilah. Por las vistas de la ciudad, la mezquita, el pequeño cementerio que hay junto a ella y el mar. Igual que en la playa, ver el atardecer desde aquí merece la pena.

Vistas desde el mirador de Krikiya - Assilah
Vistas desde el mirador de Krikiya – Assilah
Puesta de sol desde el mirador de Krikiya
Puesta de sol desde el mirador de Krikiya

Una vez que dejamos atrás el mirador, el resto de la visita consiste en callejear. Pasear por las callejuelas, ver las tiendas de artesanía, de pintura, algún que otro sastre, los exteriores de las mezquitas y las casas, las calles decoradas con plantas, la entrada a algún hammam, las otras puertas de la muralla… Aquí os dejamos algunas otras fotos de Assilah, en distintos días, a distintas horas…

Vistas al mar desde la muralla de Assilah
Vistas al mar desde la muralla de Assilah
Medina de Assilah
Medina de Assilah
Vistas desde el mirador de Krikiya - Assilah
Vistas desde el mirador de Krikiya hacia el sur – Assilah
El camino que nos une no necesita mapas - Assilah
“El camino que nos une no necesita mapas”, de “El niño de las pinturas”. En febrero de 2014 – Assilah. Si quieres leer más sobre las pinturas de Assilah, lo puedes hacer en esta entrada de Una Bloguera Eventual.
Cementerio junto al mirador - Assilah
Cementerio junto al mirador – Assilah
Medina de Assilah
Medina de Assilah
Medina de Assilah
Medina de Assilah
Medina de Assilah
Medina de Assilah

Y hasta aquí la visita a la medina. Las playas de Assilah quedarán para otro post.

Eso sí, por si os entrase el hambre mientras estáis allí, os sugerimos, ya en la zona nueva, los restaurantes Casa García, La Perle d’Assilah (algo más caro) y  el del hotel Al Alba, muy recomendable también como hotel.

 

 

 

You may also like

Tannerie - Fez

Fez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *